English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 30 de septiembre de 2013

¿QUÉ HACER ANTE UN ATRAGANTAMIENTO?

Hace unos días leía en un artículo la triste noticia de que un niño de dos años había muerto por atragantamiento en una escuela infantil de Madrid sin que las educadoras ni el personal del centro pudiera hacer nada.

Desde mi punto de vista, creo que sería necesario, e incluso me atrevo a decir obligatorio, tener unas mínimas nociones de primeros auxilios. Pautas básicas, pues no somos médicos, de como atender a un niño en situaciones de peligro que pueden darse en la vida cotidiana como un atragantamiento, una herida...etc.

Hace dos cursos, por desgracia tuve una situación parecida. Uno de mis bichitos se atragantó con un trocito de pollo. El niño empezó a toser y a toser. Empecé a darle golpecitos en la espalda esperando a que saliera en ese momento el indeseable trozo de pollo, pero no fue así.
El niño empezó a ponerse rojo de no poder respirar y en ese momento, recordé un vídeo que habíamos visto días antes sobre como actuar en caso de atragantamiento. Por suerte, todo salió bien y el niño se recuperó inmediatamente.

Hoy me gustaría compartirlo con vosotros para que sepáis reaccionar en caso de que os ocurra algo parecido, que espero que nunca llegué el día de ponerlo en práctica, pues os aseguro que se pasa muy mal.

¿Qué es un atragantamiento?

Es la obstrucción de la vía aérea, por un cuerpo extraño, ya puede ser un trozo de comida, una pieza o cualquier elemento que impida la respiración. Podemos diferenciar:

Obstrucción leve: el individuo puede hablar y respirar, aunque puede tener cierta dificultad para ello. 

Obstrucción grave: el individuo no puede hablar ni toser y respirará de forma dificultosa, incluso puede estar un poco azulado. En el peor de los casos puede estar inconsciente.


¿Qué hacer ante un atragantamiento en un bebé?

1. Colocaremos al bebé sobre nuestra antebrazo y situaremos un dedo dentro de la boca del niño para notar cuando cae el objeto y también evitar el reflejo de succión.
La cabeza del bebé estará situada un poco más baja que el culete.


2. Daremos cinco golpes entre los hombros del bebé con la almohadilla de la mano. Debemos darlos de manera enérgica, sin miedo. No pasa nada si se queda alguna marquita roja, lo importante es conseguir liberar la vía aérea.


3. Voltearemos al bebé de manera que veamos su cara, con mucho cuidado con la cabeza. Buscaremos un punto por debajo de la linea imaginaria que unen los pezones del pequeño y colocaremos dos o tres dedos de manera perpendicular al pecho del bebé y los hundiremos cinco veces. 





4. Repetiremos esta maniobra hasta que: 
  • el objeto salga y por lo tanto el niño vuelva a respirar normal.
  • el niño deje de respirar por completo y quede inconsciente. Lo notaremos porque el bebé se caerá en nuestros brazos.  

En el último caso, colocaremos al bebé en una superficie dura, preferiblemente a la altura de la cintura. Por ejemplo una mesa.

Colocaremos al bebé en posición de olfateo, mirando al techo. Daremos cinco ventilaciones artificiales. No hace falta que sean muy seguidas, y las insuflaciones deben ser normales pues el tórax del bebe no es muy grande. 
A continuación, buscaremos el mismo punto imaginario de antes y haremos treinta compresiones en el tórax del bebé. Ahora, solo haremos dos ventilaciones. Y posteriormente otras treinta compresiones. Seguiremos intercalando las ventilaciones con las compresiones hasta que vengan los servicios sanitarios.

¿Qué hacer ante un atragantamiento en un niño?

En este caso nos referimos a un niño de entre 1-8 años. 

Lo primero que debemos saber, es si se trata de un atragantamiento parcial y total. Para comprobarlo preguntaremos al niño ¿Te estás ahogando? 

En un primer momento, nos puede parecer absurda la pregunta pero no es así. Si el niño nos responde aunque sea con jadeos podemos deducir que es parcial por lo que animaremos al niño a que siga tosiendo, ya que es la mejor manera para desobstruir las vías aéreas.


En caso de que el niño no conteste, nos está indicando que se trata de una obstrucción total por lo que realizaremos la Maniobra de Heimlich.


1. Nos colocaremos detrás del niño. Debemos colocarnos a su misma altura para no hacer mucha fuerza sobre sus costillas, para ello nos arrodillaremos detrás del niño.


2. Rodearemos la cintura del niño con nuestras manos. Colocaremos el dedo indice sobre el ombligo y a continuación, con la otra mano formaremos un puño que colocaremos por encima. La mano que nos marcaba el ombligo se colocara encima del puño para ayudar en esta maniobra.



3. A continuación, el movimiento será hacia dentro y hacia arriba. Si en el primer movimiento, el cuerpo extraño no sale, el segundo movimiento será más fuerte y así hasta que consigamos que salga. 
Normalmente, entre el segundo y el tercer movimiento, las vías suelen quedar libres. 

4. En caso de que no sea así, y el niño quede inconsciente comenzaremos con la RCP (reanimación cardio-pulmonar) y llamaremos a los servicios de urgencias. 




¿Creéis como yo que debería existir una formación obligatoria sobre este tema? ¿Piensas que tenemos una responsabilidad muy grande y poco valorada? 

¡¡No olvides comentar y sobre todo, si te ha gustado compártelo en tus redes sociales!!